Anagaviera en ocasiones escribe

viernes, 21 de septiembre de 2012

2002: Música cautiva



¿Oyen los muertos lo que los vivos dicen luego de ellos?
Ojalá nada oigan: ha de ser un alivio ese silencio interminable
Para aquellos que vivieron por la palabra y murieron por ella,
Como Rimbaud y Verlaine. Pero el silencio allá no evita
Acá la farsa elogiosa repugnante [...]

Luis Cernuda, Desolación de la Quimera
           
La conmemoración del nacimiento de Luis Cernuda ha suscitado en la prensa andaluza un debate sobre la legitimidad, el derecho o la obligación del actual gobierno de homenajear al escritor sevillano y sobre la  preocupación de que su biografía sea manipulada para acercarla a los presupuestos políticos del partido dirigente. Teniendo en cuenta la postura crítica que mantuvo siempre Cernuda ante los valores tradicionales y la vena rebelde que él mismo consideró indispensable para la lectura de sus versos[1], coincido con Antonio Orejudo en señalar la gran incógnita que plantea el modo en que el Ministerio de Educación y Cultura abordará los fastos.
Personalmente creo que cualquier momento es bueno para celebrar la poesía y que la mejor manera de hacerlo es leerla y compartirla con alguien. Por esa razón me permito este mes la osadía de invertir los términos de mi espacio en LUKE y expresar la emoción de algunos versos de Cernuda, a través de las estremecedoras pinceladas de Balthus:
La lección de guitarra, 1934
                                                  Instrumento músico
                                                    Si para despertar las notas,
                                                    Con una pluma de águila
                                                     Pulsaba el músico árabe
                                                     Las cuerdas del laúd,
                                                     Para despertar la palabra,
                                                     ¿La pluma de qué ave
                                                     Pulsada por qué mano
                                                     Es la que hiere en ti?

                                                     (Con las horas contadas)
                                         

La analogía queda establecida por el erotismo, por la belleza melancólica de las formas, por el silencio previo a la interpretación musical.

La sorpresa por el juego ambiguo entre realidad y deseo.


[1] Cernuda, L., Historial de un Libro (La Realidad y el Deseo), 1958.

Fuente: Espacio LUKE, febrero, 2002

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada